Volveremos a disfrutar de las vías ferrata.

Próximamente en Horizon Naturaleza y Aventura. Sin duda llegará ese momento… Vías ferratas de Benalauría y Benadalid, a cargo de nuevo de nuestro experto montañero, Fran Guerra…

Hola, hoy os quiero contar otras de nuestras actividades de aventuras, Ferratas de Benalauría y Benadalid, ambas situadas en el mismo lugar, el Peñón del Aviador.

Pues bien, nuestra quedada suele ser en el cruce que va a Benalauría y Gaucín, la hora a convenir con el personal. Desde ese punto ascendemos en los coches por un carril asfaltado hasta el puerto de Benalauría, donde estacionamos y nos equipamos con arneses, cascos y disipadores.

Nos dirigimos a la primera ferrata, la de Benalauría, una vez allí les explico los pasos a seguir para la progresión vertical.

Os detallo un poco como es esta ferrata antes de empezar, es un K2 (escala de nivel de dificultad según para vías ferratas que va desde K1 fácil, a K6 extremadamente difícil), o sea dificultad baja/media, cuenta con dos puentes “cuelga monos” dentro de un estrecho barranco que se encuentra por detrás, el recorrido en total son unos 180 metros y unos 85 metros de altura. Se suele tardar sobre una hora y media, depende del grupo.

Esta ferrata es muy fácil pero sobre todo es espectacular, al alcance de casi todos, la progresión por esta es a través de peldaños o grapas de hierro, asegurados en todo momento con nuestras disipadoras en un cable de acero que nos acompaña todo el trayecto (llamado cable o línea de vida en la jerga de los escaladores).        

Empezamos a subir!!!, como os dije antes subiremos por peldaños alejándonos del suelo por momentos, yo que siempre voy el primero cuando miro hacia abajo para comprobar que lo estáis haciendo bien, me alegro mucho cuando veo esas caras de inquietud pero de asombro a la vez de lo que se está superando, existe un cúmulo de sensaciones increíbles, hasta que no empiezan a confiar en el material pocos se sueltan de manos. Seguimos subiendo, ahora nos adentramos en ese barranco interior que os dije antes, bueno ni os digo, la gente flipa, momentazo de fotos, además ya se ven desde abajo los puentes de monos.

Seguiremos hasta el primero, nunca he visto tanta gente haciendo la moto en un cable, como tiemblan algún@s mientras me piden fotos, una vez pasado este primero vamos hacia el segundo, más de lo mismo, con el placer  que se ve desde ahí  todo el recorrido y que el final está a unos metros, creedme, cuando todos ya pisan suelo firme respiran satisfacción y adrenalina, para mí es un honor haber participado de alguna forma en que se lleven tan emocionante experiencia.  

Vamos a por la segunda¡¡¡, ferrata de Benadalid, ésta se encuentra a unos 50 metros de la otra, a diferencia de la de Benalauría, está en un K3, un pelín más difícil, pero más intensa en cuanto a adrenalina, es una pared totalmente vertical, tiene un recorrido de 85 metros y 80 de altura, existen un par de pequeños extraplomos (extraplomo, en la jerga de escaladores, es un tramo de pared inclinada hacia fuera, con un ángulo de más de 90º con respecto al suelo) fáciles de superar, se suele  tardar una hora aprox.     

Bien, el sistema el  mismo que antes, subiremos por unos peldaños y anclados al cable de vida, mediante los que vamos progresando. Si nos anclamos a las grapas con nuestro mosquetón de descanso, podremos admirar las vista desde ahí, el valle del Genal, ese inmenso valle lleno de castaños, también se divisan los pueblos blancos del lugar, continuamos hacia arriba, en dos tramos nos encontraremos con una reunión, o sea una cadena donde nos podemos agrupar unas tres personas, para descansar un poco, beber agua o simplemente disfrutar de las vistas.

 La verdad que esta ferrata es un poco más exigente, pero la sensación es mucho mayor, es curioso ver las caras del personal y cuando les aviso para fotos todos sonríen. Bueno seguimos, superamos los dos extraplomos y continuamos por el tramo final. Una vez arriba seguimos anclados al cable de vida hasta pisar suelo firme y estar alejado del precipicio. De nuevo las satisfacciones del personal son geniales, no salen de su asombro el haber realizado semejante hazaña, que por mucho que yo esté ahí, sois vosotros los que superáis ese reto personal.     

Marchamos a donde dejamos los coches por un sendero también con un recorrido espectacular lleno de riscos y torcales de rocas, mientras andamos la gente solo habla de momentos atrás y yo escucho, también lleno de satisfacción por haber logrado nuestro objetivo, llenaros de emociones fuertes y experiencias inolvidables.

Os espero en la próxima!!!

Francisco José Guerra Payán.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s