Volveremos a disfrutar de la Garganta Verde.

Próximamente en Horizon Naturaleza y Aventura. Sin duda llegará ese momento

Barranquismo en la Garganta Verde, impresionante paraje al que nos lleva Tere Lucas…

El lugar merece la extensión de esta descripción y cantidad de imágenes, aun así estamos seguros que por muchas explicaciones que demos siempre nos quedaremos cortos… Lo mejor es vivirlo…

DESCENSO DE LA GARGANTA VERDE

La gran y maravillosa Garganta Verde, para mí, mi Madre en el Descenso de Cañones, la que me ha enseñado a confiar y a no bajar la guardia, la que me ha mostrado su gran belleza y amor por los descensos.

Voy a saltarme el encuentro de los integrantes del grupo, todo el trajín de coches, (sí, hay que dejar coches arriba y abajo) la repartición de material y voy al lío, que es lo que nos interesa a tod@s J

Este magnifico enclave está situado cerca de Zahara de la Sierra, para llegar al barranco antes hay que realizar un sendero de unos 50 minutos aproximadamente, me quedo aquí, este sendero es de los más bellos por habido y por haber, para acceder a él hay que solicitar previamente permiso a las oficinas del Parque Natural o contratar los servicios de Horizon Naturaleza y Aventura y les llevamos gustosamente, nosotros gestionamos todo el papeleo 😉

Para no complicarme en la descripción, sobre distancias y tiempos siempre serán aproximados.

El sendero tiene aprox. 3 km con un desnivel de más de 200 metros. Abro paréntesis (desde que empezamos el sendero de aproximación hasta que terminamos el barranco, descendemos aprox. más de 400 metros de desnivel) Esto quiere decir que si el barranco tiene un recorrido aprox. de 5 km, bajaremos un gran desnivel durante el sendero, lo que hace que sea de gran dificultad. En gran parte del recorrido bajamos escalones, literalmente, y van apareciendo escabrosas paredes donde habitan una de las mayores colonias de Buitres Leonados de Europa, y que por supuesto si ellos quieren los veremos en su majestuoso vuelo desde una perspectiva muy cercana. Antes debemos subir un poquito, una cuesta que apenas sentimos y la que termina en una preciosa panorámica de todo el Área de Reserva, dejándose ver el Pico San Cristóbal, toda la ladera de El Pinsapar y el pico más alto de la provincia de Cádiz, Sevilla y Huelva, el Torreón, espectacular estampa. Esta primera parte del sendero nos escolta un precioso bosque mediterráneo; acebuches, algarrobos, encinas, quejigos, lentiscos, alguna sabina, cornicabras, matagallos, jaras, y voy parando…, siempre Verde, de ahí el apellido de la Garganta. Ya casi llegando al final del trayecto, llegamos a un mirador donde me encanta parar a contar la formación de este enclave.

Grazalema es el lugar donde más llueve de toda la Península Ibérica, por el Efecto Foehn; las nubes vienen cargadas de humedad y al encontrarse con este sistema montañoso, chocan y ascienden, de manera que descargan en forma de lluvias torrenciales sobre la sierra y sus alrededores. Pero llega el verano y hay sequía estival, y nos preguntamos, ¿dónde esta toda esa agua que cae en Grazalema? La roca predominante en el Parque Natural es la caliza, porosa, y permeable, dejando pasar el agua a través de ella. El agua, en su largo paso durante milenios, ha ido erosionando la roca ¡ojo! de forma subterránea, cavando hasta la capa freática, y creando formaciones de una gran magnitud, modelado kárstico. Pues bien, un buen día, no se cuanto hace de ello, muchííííííímos millones de años, el techo de la Garganta Verde se derrumbó, dejando al descubierto lo que ahora conocemos. Durante el recorrido en pleno descenso se puede observar diferentes cursos del río en sus paredes, seguramente haya habido varios derrumbamientos a lo largo del tiempo. El agua y la roca, estos dos grandes protagonistas de la Sierra han permitido la creación de este gran Cañón, que es todo un espectáculo.

Continuamos el sendero, ya nos queda poco para llegar, es posible que estemos cansad@s y dependiendo del nivel físico, puede que las piernas tiemblen un poco, ¡ánimo, aun nos queda todo el barranco! Va apareciendo vegetación más propia de ribera; durillos, higueras, hiedras, madreselvas…, las adelfas y los algarrobos se hacen altos y finos buscando luz solar, y emana un frescor del lecho del río muy gratificante, después del duro descenso.

Llegamos al final del sendero y aparece el cauce del río, dependiendo de la época del año, aquí podemos encontrarnos con agua o no, en caso de haberla, aquí nos equipamos con el material necesario. En este punto ya debemos de estar con los cascos puestos, ya que las paredes alcanzan una gran altura y en todo momento estamos en riesgo de que caiga alguna piedra, por viento, porque algún animal merodee por encima nuestra o porque simplemente sea el momento de que esa piedra, rama o árbol caiga. Andamos 200 metros más por el cauce del río y entramos a la famosa Ermita.

La Ermita es una gran cavidad de enorme dimensiones, de más de 30 metros de ancho y de alto, adornada con colores rosados, verdes y grisáceos, debido a óxido de hierro, musgo y óxido de zinc, respectivamente. Dentro de esta gran bóveda, el silencio se rompe por las gotas de agua que caen desde el techo de la cueva y que construyen estalactitas, estalagmitas y columnas, en un proceso delicado y muy lento.

Desde este punto comenzamos oficialmente la actividad de barranquismo, (puede durar unas 4 horas aprox.) ya debemos de haber recuperado las fuerzas, con algo de comida energética e hidratación. En época estival, nos vale con llevar, arnés con vaga de anclaje, ocho y mosquetón, casco y petate con bote estanco, y en época invernal, hay que añadir, traje de neopreno, escarpines y guantes, esto último sobre todo en los meses más fríos del año.

El casco lo tendremos puesto durante todo el recorrido y no nos lo quitaremos bajo ningún concepto, nos mantendremos en fila india a ser posible, un guía siempre será el primero sin poderlo adelantar, marcando el ritmo y guiando por el camino más fácil para tod@s, y el otro guía (si es que somos dos) irá supervisando la cola del grupo, a mí, personalmente, me encanta quedarme atrás, se oyen cosas que los primeros ni se enteran. Transmitiremos la información de uno a otro y por supuesto somos un grupo, todos somos uno, debemos ayudarnos en todos los pasos más complicados, aunque los guías reforzarán en esos puntos de mayor dificultad. Evitar saltos de piedra a piedra, ante la duda nos sentamos y disfrutamos del quinto apoyo que nuestro cuerpo nos proporciona, el culete, muy blandito para muchos. Y lo más importante de todo, acompañaros a vosotros mismos en esta maravillosa ruta por las entrañas de la tierra, estando a más de 400 metros de profundidad, donde solo podemos observar un trocito de cielo, pon tus cinco sentidos en lo que estás haciendo, olvídate por unas horas de todo lo que hay en el exterior  y déjate llevar por una hermosa experiencia que la naturaleza te ofrece, nosotr@s te guiaremos. ¿Estás preparad@?

Nos convertimos en cabras montesas, pasando de piedra en piedra, pronto aparece el primer rapel, 8 metros de bajada vertical, preparamos la cuerda y solo ten 3 cositas en cuenta: 1.- siéntate en el arnés apoyando la planta de los pies en la pared, permitiendo la perpendicularidad con ésta y microflexiona tus rodillas. 2.- abre tus piernas en forma de “v”, esto te ayudará a tener mayor equilibrio y estabilidad. 3.- con la mano que mejor se te dé, sujeta la cuerda, que previamente ya hemos pasado por el ocho y el mosquetón. Y con total confianza empieza a bajar, dando pasitos, dejando caer todo el peso en el arnés y estrénate con esta nueva emoción.

A continuación nos encontramos el tobogán, o segundo rapel, en caso de no haber agua, también podemos hacerlo en tirolina, es la poza más grande de todo el itinerario, además de divertida es muy fría.

Esta parte que acabamos de hacer, en caso de haber muuuuuuuucha agua, se debe evitar, puede ser muy peligroso, la otra opción es progresar mediante un pasamanos a diferente altura, esto es muy peliagudo y pone las emociones al borde de un precipicio, nunca mejor dicho, lo bueno es que una vez superado, nos sentimos más fuertes y poderos@s.

Justo después está el siguiente rapel, un poco más largo esta vez, 10 metros, ya sabemos lo que hacer, puede que estemos mojad@s, con la adrenalina disparada y lo vamos a disfrutar muchísimo, este rapel tiene forma de olla, solo que la válvula de escape la tiene en la parte inferior.

Una vez pasado esto nos encontramos con una parte del cañón, de las más bellas y singulares de todo el recorrido, es el lugar donde se puede apreciar formaciones que sólo se ven en cuevas, parece que estamos haciendo espeleología, solo que podemos ver el cielo. Un poco más adelante llegamos a una cueva, es pequeña, pero tiene techo, hay que cruzarla mediante una pequeña poza que siempre tiene agua.

A partir de ahora el camino se ensancha, dejando que la luz solar nos caliente, llegamos a la parte de las adelfas, esas maravillosas plantas, que sí son venenosas en su totalidad y que las solemos ver en las medianas de las autovías aguantando el abrasador calor con el asfalto  de acompañante y realmente son plantas de ribera, su hogar es en las cercanías de los ríos, pero tienen una capacidad asombrosa de adaptación. Empezamos un espléndido paseo por el desfiladero de la garganta, sintiendo la magnitud de la naturaleza y lo insignificante que somos ante ella. Pasamos por debajo de los nidos de los buitres y evidentemente podemos ver como entran y salen de ellos, ¿sabíais que los buitres tienen la cabeza y el cuello desplumado por simple higiene?

Nos acercamos a la mitad del cañón y se revela ante nosotros una bajada de corta distancia pero de gran desnivel, hay grandes  bloques de piedras que hay que superar. A partir de aquí se vuelve a estrechar el itinerario, nos dirigimos al único salto oficial en período estival, una vez realizado, proseguimos por el cauce, observando que las paredes van perdiendo altura, apareciendo manantiales, salidas de agua de acuíferos que siguen cavando en el subsuelo.

Poco a poco nos aproximamos al Arroyo Bocaleones, la surgencia, su nacimiento es en las caídas de la Sierra del Pinar, donde recoge las aguas provenientes del Pinsapar. Esta parte también puede ponerse muy arriesgada en caso de estar en carga el caudal, aquí hay una vía de escape por un sendero a la izquierda. Y por último abordamos el final de la ruta, nos deleitamos de esta parte acuática en cualquier época del año, con el agua cristalina, mini pozas, casi inexistentes toboganes y minúsculos saltos de agua. Antes de despedirnos del gran escenario que dejamos atrás, hay que bautizarse, ahora sí, quítate el casco, sumérgelo y en un movimiento rápido vuélvetelo a colocar dejando que el agua te empape y ¡refréscate!

Siempre he definido la Garganta Verde con una palabra, y es MÁGICA, así es ella. Te da una de cal y  otra de arena, una de comodidad y otra de alerta, ruido y calma, plenitud y vacío, creación y destrucción,… Se muestra de muchas formas y al poderla disfrutar todo el año, podemos observar lo tan abundante que puede llegar a ser.

En época de lluvia, las pozas están llenas, aunque sin caudal; cuando las lluvias son permanentes, debes ser avispad@, ya que en el momento en el que deja de llover, el agua deja de correr en la superficie en cuestión de días; y si las lluvias han sido torrenciales hay muchos factores que valorar, ¿Cuánto tiempo lleva lloviendo? ¿Cuántos litros han caído? ¿ya estaba en carga? Quizás en este caso, lo mejor sea no entrar, ya que la Garganta ruge muy fuerte y hay que dejar que se calme.

Cuando llega la época estival, solo se mantiene con agua la poza de la cuevecita y la surgencia del Bocaleones. Las pozas del tobogán y el salto, pueden permanecer más tiempo, aunque adquieren un color y olor menos agradable. En esta época nos solemos encontrar con buitres jóvenes que se han aventurado en el vuelo y que lamentablemente han caído al cañón, puede que estén vivos o muertos, si se dejan, podemos cogerlos y llevarlos a un lugar alto, donde pueden alzarse de nuevo, pero en caso de no tener vida, solo es desagradable el olor un par de segundos.

Así es la Garganta Verde…, ¿Qué cuando es el mejor momento de aventurarse en ella? Cuando queráis, cuando tengáis el tiempo y la energía para disfrutar de esta experiencia, en cualquier época del año, sea cual sea su forma; es como la vida misma, no podemos esperar a que se den las circunstancias óptimas; tener una casa ya pagada, un trabajo ideal, y una pareja perfecta para ser feliz. Si queremos algo, debemos de ir a por ello, y todo lo que nos encontremos en el camino simplemente será perfecto. El aprendizaje y la vivencia será el gran regalo.

Posdata: ya se sabe qué hacer con los desechos que generamos, el respeto con el medio, ya sea en casa, en la ciudad o en el monte. Y por favor respeto a los pastores y cabreros que hay en los alrededores, tod@s somos parte de la naturaleza, mas ellos van con un paso por delante nuestra.

#disfrutadelagargantaverde #lanaturalezaesvida

GRACIAS DE TODO CORAZÓN

Teresa Lucas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s